facebook
twitter
logotype
img1
img2
img3

Krisiun - The Great Execution


- ¿Los números uno del Metal verdaderamente pesado desde Brasil?

- ¡Sepultura!

- (Piiiiiiiiiiiiiiii) Respuesta equivocada....

- La respuesta correcta es...(aaarrrggghhhh) ¡¡¡¡¡Krisiun!!!!!


Un análisis lógico de los acontecimientos debería hacernos asociar, desde hace mucho tiempo, a este trío de hermanos como el mejor exponente del metal extremo del país de la samba y la caipirinha.


Hace mucho tiempo que, oficiosamente, arrebataron ese cetro a los Sepultura. Mientras que éstos llevan editando ponzoña sonora desde hace una década y media y viven, desde entonces, de las rentas, los Krisiun nos han puesto sobre la mesa argumentos irrefutables para tenerlos más que en cuenta. Especialmente, una solidísima trayectoria compuesta por ocho álbumes.


El que ahora nos ocupa es el último de ellos, "The Great Execution", otro tremendo puñetazo en el estómago de cualquier metalero o metalera que se precie.


Diez temas de crudo (aunque enriquecido y con fundamento) Death Metal construyen una entrega de larga duración (casi 62 minutos en total), pero que, en modo alguno, puede llegar a convertirse en excesiva o cansina.


Al tiempo, "The Great Execution" supone todo un compendio del amplio abanico de virtudes del grupo de los hermanos Alex, Max y Moyses. A saber (entre otras):


1) Cada uno de los temas posee una personalidad y una vida interior propia, haciéndolos distintos y reconocibles entre sí (algo que, en ocasiones, se echa de menos en algunas bandas extremas).


2) El nivel técnico y el talento de cada uno de los componentes es, sencillamente, soberbio.


3) Esa capacidad interpretativa siempre está al servicio, no del lucimiento propio, sino del equipo, del conjunto y de los propios temas.


Y es que, cuando uno cumple con creces en la parcela individual que tiene asignada y lo pone al servicio del bien colectivo, el éxito está garantizado.


A las voces, Alex posee un registro lo suficientemente brutal como para no dejar prisioneros, pero, al mismo tiempo, sus palabras son perfectamente comprensibles. Una a una. Lo cual no deja de ser, en esta ocasión, todo un acierto.


Por otro lado, la colección de solos de Moyses en la guitarra es del todo admirable. No hay sweep-picking (a lo brutal, como no podía ser de otra forma) que se le resista a un "hacha" que, con su velocidad, parece querer dejar en evidencia a maestros del estilo como Kerry King o Jeff Hanneman, de Slayer, por citar un par de ejemplos.


En último lugar, citamos a Max, que, a la batería, protagoniza una impresionante interpretación. Aprendices y no tan aprendices de las baquetas: Tomad nota. Así tiene que sonar una batería extrema...


Su papel en "The Great Execution" le confirma como uno de los grandes GRANDES del género.


Es justo destacar, por otro lado, la gran producción realizada por Andy Classen (Tankard, Solace Of Requiem, Belphegor, Dew Scented). Nítida en el detalle y dando empaque en la panorámica general.


Y no nos olvidemos de lo más importante: los temas.


Nos quedamos con explosivos cortes como "Blood Of Lions", "The Extremist" y "Extinção Em Massa" (cantada en portugués y con la colaboración estelar de João Gordo).


Mención aparte para la gran "opus" del disco, "The Sword Of Orion", un tema de ocho minutos que lo tiene todo: épica, brutalidad con saña, medios tiempos, blast beats, malevolencia a raudales, brillantes solos, melodías ocultas y hasta... ¡un cierre de guitarras aflamencadas!


Si aún te dura la decepción por el sonrojante último disco de Morbid Angel, definitivamente, aquí tienes con qué ahogar las penas. Se llama "The Great Execution" y lleva el sello de calidad "100% Krisiun".

21.jpg

Año
2011
Sello
Century Media
Puntuación
8,5/10